Editorial 

La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TPJE) habrá de reconfigurar el contexto político de las elecciones, y es que, ante la falta de un candidato designado, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), tendrá que elegir a una figura con el peso político y social capaz de generar el mismo impacto en las encuestas que tenía el ex normalista michoacano.

Dicha labor no es poca cosa, sobre todo cuando se considera el avance del abanderado del partido en coalición PAN-PRI-PRD, Carlos Herrera Tello, quien no ha escatimado en campañas digitales y en demostrar el músculo electoral con una ambiciosa maquinaria propagandística.

Ante tal situación, Morena deberá apresurar el paso y elegir un personaje capaz de volver a la carrera por la gubernatura de la entidad.  En este escenario, la responsabilidad podría recaer en figuras con trayectoria en la izquierda michoacana, sin embargo, sea cual la elección, será difícil repuntar en una carrera donde se inicia con dos semanas de retraso logístico y publicitario.

En Uruapan, el escenario electoral parece favorecer al abanderado por Morena, ya que según la encuestadora nacional Massive Call Center, Nacho Campos llevaría cerca de 8 puntos de ventaja sobre su principal competidor, Miguel Paredes.

Por ahora, los dados están rodando y será la ciudadanía quién decida un voto de castigo para su administración pública o lo premiará por su buen desempeño, tiempo al tiempo.

 

 

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: