Inicio » OPINIÓN » EDITORIAL » Editorial: La sequía nos alcanzó

Editorial: La sequía nos alcanzó

Desde hace algunos años, la crisis del agua aparece frecuentemente en muchas conversaciones; y no es para menos. La falta de agua en varios municipios de Michoacán ha comenzado a afectar gravemente a las industrias ganadera y agrícola, mientras todo parece indicar que el estilo de vida que conocemos está por cambiar para siempre.

Según cifras de la Comisión Estatal de Agua y Cuencas de Michoacán (CEAC), más del 80% del territorio sufre escasez del vital líquido. Esta crisis presente en varios municipios es muy visible en lugares como Cuitzeo, donde la agrietada tierra sigue recordando que en ese lugar, alguna vez estuvo uno de los lagos más grandes de todo el país. El suelo agrietado está lentamente consumiendo al famoso lago de Pátzcuaro, que ha sido protagonista de noticias durante las últimas semanas debido a los operativos que la policía estatal ha realizado para cuidar lo que calificaron como el «Huachicoleo» de la cuenca del lago de Pátzcuaro

Varios lagos se han visto brutalmente afectados

Hace 20 años, la imagen de un montón de policías vigilando el agua de un lago solo podía imaginarse en las películas; sin embargo, ahora es una realidad indiscutible. Las causas de esta crisis estatal y nacional pueden ser muchas; sin embargo, es responsabilidad y deber de todos encontrar una solución que nos permita mitigar este impacto ambiental.

Hoy por hoy, los planes de las administraciones incluyen desde la siembra de nubes artificiales hasta la reparación, construcción y conexión de plantas tratadoras de agua que permitan aprovechar al máximo la red hídrica de las zonas urbanas y rurales. Estas acciones reflejan que el problema de la escasez de agua es una problemática prioritaria para el estado; sin embargo, es indispensable considerar acciones preventivas, legislativas y sancionatorias para poder garantizar el futuro y bienestar de los michoacanos y asegurar que el vital líquido no sea sobreexplotado.

Las autoridades han impulsado la siembra de nubes para impulsar las lluvias

La crisis del agua en Michoacán es una realidad que demanda nuestra atención y acción inmediata. La escasez de este recurso vital está afectando no solo a las industrias agrícola y ganadera, sino también a la vida diaria de miles de personas. Es indispensable que autoridades y ciudadanos asumamos la responsabilidad de encontrar soluciones efectivas y sostenibles para conservar y gestionar el agua de manera responsable.

El futuro de Michoacán, y de nuestro planeta, depende de nuestra capacidad para actuar con determinación y solidaridad frente a esta crisis. Recordemos siempre que el agua no es solo un recurso, es la base de la vida misma.

Comentarios