Miércoles , 12 diciembre 2018

Estamos Regresando al Centralismo: Senador Antonio García Conejo

Presidente de la Mesa, con su permiso, y demás integrantes.

El tiempo no me va a alcanzar para expresar con mucho respeto y aprecio a las y a los Senadores, mi punto de vista y del Partido de la Revolución Democrática.

Ante la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Aquí se pareciese que se trata de un tema muy simple. Sin embargo estamos hablando de un tema trascendental para el país, no es menor, derivado, y voy a leer algunas palabras, no alcanzaría a expresar todo lo que yo quisiera, pero sí me importante que el pueblo de México escuche lo que voy a expresar.

Derivado de la terrible experiencia que sufrió nuestro país por la administración de Agustín de Iturbide que provocara la caída del Imperio y diera origen a la Constitución de 1824, en nuestro país, se consolidó un Pacto Federal que consideró a los estados de la República como soberanos, libres e independientes.

Desde entonces nuestra Constitución ha respetado el derecho de las diversas entidades federativas a autorregularse, y a ejercer un poder supremo, la soberanía en sus jurisdicciones.

La forma más elocuente de este respeto es que las facultades del Presidente de la República y de los poderes de la República se encuentran perfectamente bien acotados en la Constitución.

El artículo 40 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece claramente que es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por estados libres, soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y por la ciudad, en este caso, la Ciudad de México, unidos en una Federación.

Esta disposición parece que se ha dejado de lado, en la propuesta de dictamen que hoy se pone a discusión, y por el cual se pretende reformar, adicionar diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Advertimos en este dictamen, la intención de centrar la organización política en la figura del Presidente. Esto refleja la característica que tendremos en el próximo gobierno, un Ejecutivo enfocado más en la necesidad de prever su permanencia a través del control de los beneficios sociales en que la verdadera administración federal.

Estamos regresando a un centralismo, compañeras y compañeros, Senadores y Senadoras, donde su doctrina política está posicionando al Ejecutivo Federal como el concentrador del poder, como la autoridad suprema  que rige sobre todo territorio y que dicta las directrices para el reparto de los programas sociales.

Si bien, con la mayoría que hoy representa el partido político proponente, no nos permitirá hacer mayor modificación.

Resulta necesario  hacer notar las deficiencias y riesgos que se proponen, como son las facultades de la consejería jurídica en materia de comunicación social, al pretender que ella formule, conduzca la política de comunicación social del gobierno federal, y que emita disposiciones de carácter general en la materia, se están cruzando competencias con las ya otorgadas a la Secretaría de Gobernación a través de la Ley General de Comunicación Social, pues ésta ya contempla las disposiciones generales a las que deberán sujetarse  los poderes públicos en sus tres niveles de gobierno, y faculta a la Secretaría de Gobernación como administradora.

Claramente se dará un conflicto de competencias que deben ser definidas para evitar posteriormente problemas legales que redunden en prejuicio de los principios rectores establecidos en el artículo 134 constitucional.

Por el tiempo que prácticamente se ha agotado, y que quiero ser muy respetuoso de mi compañero que también hará uso de la palabra.

Queridas Senadoras y Senadores:

No puedo irme de esta tribuna y pueblo de México sin expresar que la Ley Orgánica que hoy es pretende aprobar, las reformas y adiciones con el tema de crear comisiones presidenciales de investigación, y fiscalización.

Escuché a alguien que me antecedió decir que estaba intacto la Constitución.

Claro que no, con la ley orgánica que hoy se pretende aprobar en sus modificaciones, por supuesto que hay una violación a la Constitución, cómo que fiscalización, investigación en esas comisiones.

Lástima gravemente a la Constitución y, sobre todo, al Poder Legislativo, que es una facultad exclusiva de la Cámara de Diputados de fiscalizar; para qué entonces estamos como poder, al rato también tendremos una comisión legislativa, tendremos una comisión de justicia.

Compañeros: Tal parece que no estamos yendo a donde van.

Reconozco la generosidad, reconozco la amabilidad de compañeros y compañeros Senadores de Morena, y lamento mucho que no estén prácticamente previendo o viendo que vamos a un verdadero centralismo, lo que tanto luchamos y criticamos hoy vamos con esta reforma derechito a un gobierno centralista y autoritario.

Muchas gracias.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *