Explora el folclore de San Juan Nuevo Parangaricutiro.

San Juan Nuevo Parangaricutiro es uno de los lugares más interesantes de todo Michoacán. Fue reconstruido tras su destrucción en 1943, luego de que el volcán Paricutín naciera, por esta razón es conocido como “el pueblo que se negó a morir”. Al ser de ascendencia purépecha, encontramos un folclor inconfundible en todas sus tradiciones. Estas son solo algunas fotografías que intentan retratar lugares y tradiciones en el mágico pueblo michoacano.

No muchos conocen el zoológico del pueblo. Es un lugar que alberga algunas especies locales y otras más exóticas como avestruces, águilas y hasta leones. Se encuentra en una de las entradas principales, para llegar a él, solo debes ascender un par de escaleras. Podrás encontrar una pequeña parroquia, área de juegos para niños y un comedor para los visitantes.

El lago de los conejos es otro de los lugares más emblemáticos de Nuevo Parangaricutiro; es una pequeña laguna en medio del pueblo. Suele refrescar el lugar y muchos de los habitantes acuden a él para relajarse durante las tardes. Frecuentemente, es utilizado para realizar celebraciones o fiestas del pueblo.

Una de las tradiciones más arraigadas de San Juan Nuevo, es la danza de los Kúrpites. Se trata de una danza donde los barrios más famosos del pueblo se enfrentan para coronarse como los ganadores.

Este evento suele realizarse en el centro la localidad y atrae a miles de espectadores locales y extranjeros.

Los mercados del centro tienen una infinidad de artesanías y antojitos locales; aquí pruebas todo el sabor de San Juan Nuevo Parangaricutiro. 

Puedes deleitarte con su cocina tradicional o probar la deliciosa cajeta que venden los locatarios del mercado. También puedes comprar vestimenta tradicional y llevarte algún recuerdo bordado a mano.

La celebración del Corpus Christi es otro de los festejos que le han dado renombre a San Juan Nuevo. En este evento, decenas de artesanos se colocan en las calles del centro y ofrecen su mercancía los visitantes.

La fachada de la Iglesia del “Señor de los Milagros” es adornada y durante la noche, incendian fuegos artificiales que se pueden ver desde casi todo el pueblo.

 

 

Comentarios